martes, 22 de abril de 2014

¿Qué fue de mí? ¿Qué fue de ustedes?

¡Tanto tiempo, mis estimadas! Si quiera sé si alguien vaya a leer lo siguiente.
Tal como el título, y mejor dicho: ¿qué fue de blogspot y la beatlemanía 2010-2013 (probablemente)?
Si bien no dejé de publicar porque ya nadie leyera el fic, el motivo va más allá; por ejemplo la carencia de claridad acerca de expresar tal como quería plasmar la idea (a quién no le pasó). Noté que muy poca gente permanece publicando capítulos nuevos, o por lo menos los que seguía. "Qué más da escribir, la beatlemanía y el fanatismo de la generación fanfics de the beatles pasó". Sí, aún con 16 años sigo enamorada de sir James, consiente de que no se asemeja al de hace unos años y ya no fantasear a tal nivel. Siento que se debió a que simplemente ya no tenía motivación para seguir escribiendo, la novela me parecía mala, nunca quedé conforme en cómo escribía, aunque varías veces pensé en continuarla tenía todas estas ideas nuevas que me frustraba no poder expresarlas, se veían postergadas y me encargaba de otras.
Tal vez hayan más razones pero creo que esas fueron las principales.
Tenía nostalgia de todo, del 2011, de ser blogger, páginas en facebook, sus concursos y chistes en el fandom que solo unos comprendíamos, ¡oh mierda, los memes! (verde, azul, púrpura y rojo AH) (Orgy!), las pulseras por el cumpleaños de cada beatle, fics por doquier, relacionarlo todo a ellos, McLennon, Starrison, #NocheBeatle para los de twitter, conocer beatlemaníacos para seguir hablando aún más sobre the beatles, administrar páginas sobre los fabfour, the beatles cartoon, las películas, lo que sea.

 El 2011 para muchas básicamente.


jueves, 7 de febrero de 2013

-Capítulo 14 “Comme des Enfants”.


“Casa-Beatle” 09:00 de la mañana. Todos durmiendo por cualquier parte, ebrios y cansados.
10:30, comenzamos a tomar desayuno junto a los Rolling Stones.
De la nada el teléfono comienza a sonar, a lo que Paul atiende. Parecía ser Brian Epstein.
Epstein: Al fin alguien contesta. Llamé toda la mañana. Supongo que no estuvieron haciendo una fiesta, ¿no?
Paul: Era porque el disco había sido un éxito, ¿qué esperabas?
Epstein: En fin, justamente por eso llamaba. Les tengo una maravillosa noticia: Ya tienen agendados una serie de conciertos por el país, ¿no es eso genial?
Paul: Pues sí, supongo… Genial.
Epstein: ¡Pero ahora! Por eso les avisé, pasaré por ustedes en media hora más. Traten de estar listos. Adiós. –cuelga el teléfono-
Yo: ¿Pasó algo, Paul? ¿Todo bien? –me acerqué a él-
Paul: Pues… Tenemos una gira por el país.  –dijo sin mucho entusiasmo-
Yo: ¿De verdad?! ¡Eso es genial! ¡Me alegro mucho! –lo abracé-
Brian: Qué coincidencia, igual nosotros.
Keith: ¿Qué?! ¿Por qué siempre soy el último en enterarme de todo, eh?
Charlie: ¿Y cuándo comienza su gira?
Paul: Uhm, se supone que debemos estar preparados en media hora más.
Izzy: ¿Qué?! ¿Tan pronto se van?! Per-pero, digo: ¿por qué?
Paul: Sinceramente no tengo ni la menor idea.
En eso aparece John que parecía recién haberse levantado, y a los minutos se suma Kate.
John: Hola, qué cuentan. –se sienta en un borde del sofá-
Ringo: Tenemos una gira, ahora.
Kate: Oh, qué bien por ustedes, chicos.
John: ¿Qué?! ¿Por qué? ¿Cómo? No quiero.
Paul: Así nos dijo Epstein, no hay nada que hacer. Viene por nosotros en media hora. John cruzó los brazos con resignación.
Mick: Bien, creo que nosotros ya nos vamos. –nos hizo un gesto con la mano y luego se acercó a Izzy- Adiós, Izzy, fue un placer conocerte. –le besó muy cerca de los labios-
Izzy: Uhm, sí… Lo mismo digo.  –se sonrojó levemente y se alejó de él-
Brian: Nos vemos… -besó mi mejilla-
Yo: Seguro, adiós, Brian.
Brian: Michelle, ¿tú crees que algún día nosotros podamos… -le interrumpí-
Yo: ¿Salir? Claro. –le sonreí- Me caíste súper bien.
Brian: Salir, sí… Eso iba a decir… Hasta entonces. –se marchó-
Keith: Hey, ¿y la linda amiga de George a dónde fue?
John: ¿”amiga”, Rita? Já, claro.
Ringo: ¿Dónde está George?
Yo: Le llamaré. –marqué su número pero nadie contestó- Qué raro, ella siempre contesta el teléfono… -pensé- Iré a ver a su casa, no tardo.
Paul: Te acompaño.
Yo: Claro que no, tienes que empacar. No tardaré, lo prometo. –lo besé ligeramente en los labios-
Tomé las llaves del auto de Paul y me dirigí a casa de Rita. Todo lucía muy normal. Golpeé un largo rato hasta que ella aparece muy apenada, usando el vestido de la noche anterior, con ojos muy llorosos haciendo notar que había llorado por un largo rato.
Yo: Rita, ¿te encuentras bien? –pregunté con preocupación por muy obvia que fuera la respuesta-
Rita: Michelle… -me abraza de la nada y comienza a llorar desconsoladamente sobre mis hombros- George me engañó.
Yo: ¿Qué?! ¿Quién te dijo eso? No sería capaz de hacer algo así.
Rita: ¡Pero lo vi, Michelle, lo vi! ¡Se besó con Pattie! –cubrió su rostro con ambas manos-
Quedé perpleja. No conocía del todo a George pero se notaba que no era del tipo que utiliza a las chicas, al contrario. Ellos se querían. Se quieren y mucho.
Como dice la frase trillada por ahí: “Nunca terminas de conocer las personas” Pues ahora era cierta por mucho que me rehusara a creer.
Yo: Lamentaré preguntar esto pero… ¿Sabes dónde pueda estar?
Rita: ¿Y cómo mierda quieres que sepa dónde está? ¡Ni me interesa! –vuelve a llorar-
Yo: Siento dejarte ahora pero debo volver…
Rita: No, no me dejes por favor. No ahora. –toma mi brazo-
Yo: Perdóname de verdad, pero es que tengo que encontrarlo porque los chicos ahora tien- -me detuve ahí, para qué especificar-
Rita: ¿Tienen qué? Dímelo.
Yo: Nada, olvídalo. Debo irme.
Rita: ¡Michelle! Dime ahora o no dejo que te vayas.
Yo: Tienen una gira por el país y les tardará unos meses, ¿bien?
Rita: ¿Qué? Vaya, genial: George se va por meses y yo enojada con él, ¡perfecto! –dijo sarcástica- Busca en Hyde Park. –cerró la puerta-
Quedé algo confundida, pero hice lo que me indicó y me dirigí a Hyde Park. Busqué por todos los alrededores del parque pero nada, ninguna señal de George.

Me di por vencida. Me recosté en aquel frío y húmedo césped a descansar unos minutos, cuando dirijo la mirada hacia mi lado y ahí estaba él dormido a mi izquierda.
Yo: ¿George? –lo observé con extrañeza- ¡George! Al fin apareces.
George: ¿Michelle? ¿Qué haces aquí? Creí que estabas con Paul. –se recuesta-
Yo: Pues sí, debemos irnos. Te esperan. –me puse de pie-
George: ¿A mí? ¿Y a qué se debe eso?
Yo: Tienen un gira por el país, unos cuantos meses.
George: Ah, ya veo… -se puso de pie- Vamos.
Conduje hasta la casa de los chicos. En el camino ninguno de los dos habló. Había un silencio incómodo hasta que George preguntó de improvisto:
George: ¿Cómo está Rita?
Yo: ¿Y tú cómo crees?
George: Soy un idiota. No la merezco.
Yo: ¿Por qué lo hiciste?
George: Yo no quería. Ayer estuve ebrio, cuando Pattie aparece de la nada y me besa, yo creyendo que era Rita.
Yo: Ah sí, tú, eh… -dije incrédula-
George: ¿No me crees? Escucha, amo a Rita, y esa es toda la verdad.
Miré sus ojos, parecía sincero. Algo me señaló que decía la verdad.
Yo: Aún te ama… Promete que la llamarás, ¿de acuerdo?
George: Claro que sí. –esbozó una pequeña sonrisa- Gracias por eso.
Al llegar vi un lujoso auto afuera de la casa de los cuatro chicos, era Epstein que parecía algo molesto.
Epstein: ¡Ah! ¡Hasta que te dignas a aparecer! –exclamó con desagrado-
George: ¡Hey! No es culpa de Michelle. Gracias a ella estoy aquí.
Epstein: Bien, sube al auto. Tus cosas están empacadas.
George: Adiós, te agradezco todo. –besó mi mejilla-
Yo: ¿Y los demás? ¿Y… Paul? ¿Dónde está Paul? –pregunté confundida-
Epstein: Ellos ya se adelantaron, están en el aeropuerto. Nos vemos en dos meses. Adiós, Wellington. –subió al auto-
No vería a Paul por dos meses, dos malditos meses sin siquiera despedirme de él. Ningún “adiós”, nada… Parecía una amarga versión de The Freewheelin' de Bob Dylan o algo así.
Aún no se iba y ya lo extrañaba.

Hoooola, he vuelto en forma de fichas. Neh, siento un montón no haber publicado por estos… Muchos meses. Se les agradece infinitamente por continuar leyendo y por sus hermosos comentarios –ejém, comenten que es gratis(? Ah, qué penosa-  Espero que les guste el nuevo diseño del blog y disfruten del playlist. 
Beatles y LSD para todos<3

sábado, 17 de noviembre de 2012

-Capítulo 13 “Paint Box”.


-No, yo soy… -ella pensó: ¿Qué esperas? ¡Es tu oportunidad!- ¡Bésame, George!
Con Izzy y Ringo:
En el lugar sonaba la reina del Rockabilly: Wanda Jackson, mientras que bailaban al igual que los demás.
De improvisto Ringo se detiene.
Ringo: Izzy, tengo que decirte algo…
Izzy: Seguro, dime.
Ringo: Tú me… me… -no alcanzó a terminar cuando interrumpe Mick, Mick Jagger.
Mick: ¡Ringo, hola! ¿Cómo estás, eh?
Ringo: Hola, Mick… -sonríe con desagrado-
Mick: Y vaya, ¿quién es tu atractiva amiga? –se dirige a ella-
Izzy: S-soy Isabella, pero puedes llamarme Izzy. –suelta una risita nerviosa-
Mick: Hola, Izzy. –besa su mano- ¿Quieres bailar?
Izzy: De hecho y-yo estaba… estaba aquí con Ringo, ¿no es así? –tomó el brazo de Rich-
Ringo: Sí, Mick. Pero si tú, Izzy quieres bailar con él no hay proble-
Izzy: Ringo, yo no… -hace unas señas que al parecer él no entendió-
Mick: ¡Genial! ¡Vamos! –toma deprisa a Izzy disponiéndose a bailar-
Ringo: Bien, lo que me faltaba. A Mick le gusta Izzy.
Richard sin saber qué más hacer fue en busca de algo para beber y ahí se encontró con John junto a Kate.
Ringo: Hola, chicos…
Kate: ¡Ringo, hola! –le sonríe-
John: ¿Qué quieres ahora?
Ringo: Sabes que jamás recurro a ti, pero… ¿Me ayudas?
John: Bien… ¿Qué pasó?
Ringo: No puedo creer que vaya a hacer esto. Necesito que me des un… uno de esos… conse… consejos. –dijo  como si estuviera humillándose- Ay, qué estoy haciendo. Olvídalo.
John: Mira quien vuelve por un magnífico consejo de Lennon. Está bien, pero que sea rápido. Ya vengo, Kate.
Ambos van a la parte posterior del jardín y se sientan en una banca.
John: Ya estamos acá, suéltalo.
Ringo: John… Me gusta Izzy.
John: ¿Y qué esperas que haga? ¿Le digo yo? Ok, espera. –se pone de pie-
Ringo: No, idiota –toma su brazo- que me digas qué hacer, así como lo haces tú.
John: Ya veo, quieres aprender de mí.
Ringo: Uhm, como sea. La cosa es… ¿Cómo le digo?
John: Y qué sé yo, ¡bésala y ya! Si puedes sexo, no sé. Adiós. –se retira dejando a Ringo hablando a solas.
Ringo: Gracias, “amigo”. –dijo molesto-
Con George:
Él se encontraba besando a una chica. Quién era… Alguien que siempre se mostró interesada en él, que precisamente no era su novia.
Rita deja caer un vaso y exclama alterada al ver la escena. 

Rita: ¿Qué demonios está pasando acá?!
George: ¿R-Rita? Pero qué… -voltea a ver lentamente a su lado- ¿Pattie?! ¡Aaaahh! Y-y-yo te lo puedo explicar, creí que –interrumpe-
Rita: Vete a la mierda, ¿sí? –se marcha del lugar furiosa-
George: ¡Rita, no! ¡Espera! –va tras ella-
Pattie: ¡Yay! Por dios, ¡me amo! –sonríe satisfecha por su gran logro-
Al oír eso se acerca su “amiga” Prudence. La única que tenía. La verdad era más una fiel seguidora de Pattie.
Prue: ¿Qué hiciste ahora, Pattie? –pregunta con curiosidad-
Pattie: ¿Recuerdas que me gusta George?
Prue: Cómo olvidarlo si lo repites a cada segundo.
Pattie: Jé, ¡será mío! ¡Lo acabo de besar! –comienza a saltar de la nada-
Prue: Pero si tiene novia… -la mira con extrañeza-
Pattie: No por mucho. Será mío, ya verás.
Prue: Eres mala. A veces me asustas…
Junto con Rita:
Al llegar a su casa dio un gran portazo. No quería saber de nada ni de nadie. Estaba realmente molesta. George lo notó, pero no alcanzó a entrar.
George: ¡Rita, por favor! ¡Te lo puedo explicar! –exclamó a través de la puerta que los separaba-
Rita: Ah, claro. ¿Explicar qué?! ¡Que me cambiaste por la primera puta que se cruzó! No gracias.
George: ¡Creí que eras tú, lo juro!
Rita: ¿Y tú crees que soy tan idiota como para creer eso?!

George: Créeme, estaba muy oscuro, no podía ver bien. Ella dijo que eras tú, además había bebido… Escucha -se recargó sobre la puerta- Me gustas, ¿sí? No, no me gustas, te amo, y no estaría aquí si no fuera cierto… -dio un gran respiro- Te amo y no quiero perderte por eso.
Rita se quedó reflexionando unos instantes sobre lo que dijo George. Se decidió y lentamente comienza a abrir la puerta, con algo de dificultad ya que él se encontraba recargado en ésta con los ojos ligeramente llorosos.
Rita: ¿E-es eso cierto? –pasó la mano rápidamente por los ojos secando las lagrimas. Si hay algo que en verdad detestaba era demostrar debilidad.

George: Sí, es toda la verdad. –se puso de pie e impulsivamente la abrazó, pero ella se quedó inmóvil-
Rita: Vete… -dijo con frialdad-
George: ¿Qué? –la miró desentendido-
Rita: Necesito estar sola…
George: Per-… Está bien. –accede y finalmente se retira del lugar.

*Si no hiciste a Pattie como mala en tu fanfic no tuviste infancia(?)
Les quería recomendar unos fanfics realmente geniales que apenas comenzaron:
http://jetaimemongeorge.blogspot.com/ This que es de mi querida Rita.
http://confusionandlovebeatlesfanfic.blogspot.com/ Éste que está súper dramático.
http://estupidasysensualesnubes.blogspot.com/ And… No es fanfic pero es de una amiga a la cual quiero un montón, pasen por ahí. :3*

domingo, 21 de octubre de 2012

-Capítulo 12 “I Can’t Explain”.

Paul: Mich… Ya es algo tarde… ¿Vamos? –dijo sin mucho ánimo poniéndose de pie-
Yo: Claro, la fiesta. –tomé su mano, ya que me ayudó a pararme-
Cuando llegamos a la famosa casa Beatle estaba todo muy silencioso, hasta dirigirnos a la sala. El resto de los Fab four y mis amigas a excepción de Kate se encontraban conversando ahí.
Yo: Hola… -les hice un gesto con la mano-
Ringo: Siento lo que pasó…
George: Sí, igual yo.
Izzy: Ya nos enteramos.
Yo: Ah, eso. Todo bien, ya pasó. –les sonreí-
Paul: No se preocupen. –rodea con su brazo mi cintura y me besa en la mejilla-
Rita: Uy, ¿hay algo más de que debamos enterarnos?
Paul: Mich y yo somos novios. –da una gran sonrisa-
Izzy: Aw, ¡qué bien! Me alegro por ustedes.
John: ¡Siempre lo supe!
Yo: Bueno, ¿y qué no había una fiesta aquí, eh?
Al cabo de unas horas comenzaron a llegar los invitados, entre ellos estaban: The Rolling Stones, Bob Dylan, Donovan, Helen Shapiro, Cilla Black, Pattie Boyd, Prudence Bury, France Gall, Françoise Hardy… en resumen: Gente famosa de la época. Todos estaban en sus asuntos, ya sea bailando o conversado entre sí. Por mi parte yo estaba junto a Paul y el guitarrista de los Stones: Brian Jones, quien era un tipo muy agradable y contábamos con varias cosas en común.

Los amores de mi vida. :3
Paul: Acompáñame. –dijo en voz baja a mi oído-
Yo: ¿Cómo? –le respondí de igual manera-
Paul: Sólo ven. –me toma de la mano-
Yo: Con permiso, Brian.
Brian: Claro, no vemos. –dijo amablemente-
-Narra Lennon:
Me encontraba en la barra bebiendo junto a Bob, aparte de ser su admirador lo consideraba un gran amigo a quien podía acudir.
Yo: Bob, ¿nunca has sentido como si… -me detuve ahí, pensé: Bah, qué sentido tiene preguntar-
Bob: ¿Sí? Continúa, John. –mostró interés-
Yo: No sé… Como si algo te faltara.
Bob: ¿Una chica, verdad?
Yo: Sí… Me gusta, pero creo que ella no siente lo mismo. Es estúpido; es decir, tengo dinero, estoy en una banda… -interrumpe él-
Bob: Espera, espera, espera, primero que nada: ¿y qué si tienes dinero y fama? Quizá eso sea lo que no le guste, ¿sabes?
Yo: No lo sé, Bob, no lo sé… -tomé mi vaso con cerveza-
Bob: ¿Y por qué no le preguntas tú mismo? –dijo mirando un punto fijo-
Yo: ¿Ah? –sin comprenderle-
Bob hizo una mueca señalando detrás de mí. Al voltearme mi sorpresa fue grande al encontrarme con ella… Kate. Lucía más hermosa que nunca.
Kate: Hola, John… -dijo tímidamente sonrojándose levemente-
Bob: Creo que mejor me voy. –se puso de pie y me dio una pequeña palmada en el hombro-
Yo: K-Kate, ¿qué haces aquí?
Kate: Uhm… pues… Quería verte. Siento haberme ido sin avisar esa vez… -bajó la mirada-
Yo: Ah... da igual. –quedamos en silencio unos instantes- ¿Quieres beber algo?
Kate: Oh, claro. –se sentó junto a mí-
-Narra Michelle:
Nos encontrábamos en un asiento que tenía el balcón de la habitación de Paul; era un lugar con una vista maravillosa. Mientras él me acariciaba el cabello yo sólo lo abrazaba. Luego Paul entró y se sentó en la cama, yo lo seguí.
Paul: Te amo, siempre lo hice y siempre lo haré, Michelle… -susurró para luego besarme y así sucesivamente.
Nos recostamos sobre su cama, yo sobre él, besándonos con una pasión como nunca antes, cuando de la nada Paul comienza a desabrochar mi vestido.
Yo: Paul… -traté de detenerlo, pero hizo caso omiso-
Al notar que no se detenía lo alejé empujándolo levemente.
Paul: ¿Sí? ¿Pasa algo?
Yo: Es que… Aún no… Es demasiado rápido, ¿no crees?
Paul: Está… bien. –abrocha mi vestido- Lo siento.
Yo: Gracias por entender. –dije con timidez-
Paul: No, tienes razón. –me sonríe-
Rápidamente nos pusimos de pie y bajamos con los demás.
Con Rita y George:
Se encontraban en el sofá de la sala, algo ebrios. Sólo un poco.
George: Aún no creo que seas m-mi novia, eres realmente herm… -ella le interrumpe con un beso.
Rita: Georgie, voy al baño. Ya vengo.
George: Está bien, no tardes. –le da una pequeña sonrisa-
Con Michelle:
Fui por un trago, pero me detuve en el umbral de la puerta a observar la escena: John y Kate besándose.
-¡Ay, al fin! ¿No son un amor? –se sintió la voz de Rita detrás de mí-
Yo: Claro… -reflexioné unos instantes- Un momento, tú querías salir con John. Explícate.
Rita: Ah, eso. Era para que Kate reaccionara un poco. Estás loca, yo amo a George. Y menos le haría algo así a mi amiga.
Yo: ¡Lo sabía! Me habías asustado. –dije aliviada- Hey, ¿te puedo preguntar algo?
Rita: Seguro, lo que sea.
Yo: ¿Qué harías si el chico que apenas conoces hace unos meses quisiera… -me detuve. Preferí no preguntar-
Rita: ¿Quisiera...? Paul, ¿no es así?
Yo: Sí, pero olvídalo, no es nada.
Rita: Bien… Nos vemos luego. –se retira-
Con George:
Él estaba algo adormecido, con poca vista del lugar que lo rodeaba. Un sonido de tacones se le oye acercándose.
George: Rita, ¿eres tú? –mientras intentaba ver con algo de claridad-
-No, yo soy… -ella pensó: ¿Qué esperas? ¡Es tu oportunidad!- ¡Bésame, George!

viernes, 5 de octubre de 2012

-Capítulo 11 “What Goes On”.



Llegando a mi casa me duché, tomé uno de los vestidos formales que tenía, ya que luego me juntaría con los Fab para la celebración de Please Please Me.
Una vez en el parque “estudiando” con Jake.
Por motivos que ignoro ambos estábamos besándonos en aquel lugar con todos los libros desparramados en el piso, pero algo interrumpió el momento. Sí, ellos: The Beatles.
John: Con que tienes novio, eh, Mich. Pensé que estabas con Paul. –alza una ceja-
Ringo: Sí, Michelle, ¿qué pasó?
Jake: Se puede saber quién carajo son ustedes.
Paul: Creí que ya habías terminado con él, ¿o acaso olvidaste lo del otro día?
Jake: ¿”Lo del otro día”? –me observó de reojo- ¿Me perdí de algo?
Paul: Verás, me gusta mucho Michelle así que la besé, y más de una vez. Escucha, amigo, la amo.
Jake: ¿Es eso cierto? –me mira muy sorprendido-
Yo: Sí, pero, Jake, yo… -me interrumpe-
Jake: ¿Pero qué?! ¡De seguro te acostaste con él también! ¿Sabes qué? ¡Me tienes harto! ¡Vete a la mierda, creí que eras diferente!
Yo: ¿Cómo crees? ¿De qué hablas?! –le respondí alterada por tales acusaciones-
Jake: ¡De que terminamos, de eso hablo!
Él tomó sus cosas y se marchó. Yo me quedé parada ahí como estúpida, mientras sentía como una lágrima resbalaba por mi mejilla. La mano de Paul se puso sobre mi hombro y él me dice:
Paul: Michelle, yo… -me intenta abrazar pero salí corriendo hasta perderme. Fue un impulso.
Ni siquiera me importó dejar mi abrigo y cuadernos en ese lugar. Me senté en una banca sola a llorar unos minutos. No me gustaba para nada que me vieran en ese estado. Saqué un cigarrillo con la idea de que por lo menos eso me tranquilizara mientras veía el atardecer. En eso siento que alguien se acerca a mí, con una voz que reconocería en cualquier parte.

Paul: Lo siento.
Yo: Sólo vete, ¿quieres?
Paul: De verdad perdón. No me gusta verte llorar, y menos si es por mi culpa. En verdad lo siento…
Yo: No fue tu culpa, fui yo. Ahora déjame sola… -dije sin quitar la mirada del piso-
Paul: Creí que me amabas. –se sentó junto a mí-
Yo: No digas eso, por supuesto que te amo. Pero es que Jake…
Paul: Ese hijo de… Ya verá, ¿cómo se atreve a tratarte así? ¡Ahora mismo lo…! –él se levanta molesto, pero yo lo detuve tomando su brazo-
Yo: Déjalo, no importa.
Paul: ¿Después de como te trató? Claro que no. Michelle, no puedes dejar que… -volví a interrumpir-
Yo: Da igual. –coloqué ambas manos sobre sus hombros para calmarlo-
Inesperadamente me besa haciendo olvidar todas las preocupaciones, aflicciones y problemas que me acallaban. Era algo que sólo él podía hacer.
Paul: ¿Me perdonas?
Yo: Perdóname tú. Dios, qué estúpida. La verdad es que me hiciste un gran favor.
Paul: Hey, no eres estúpida
Yo: Claro que sí. –bajé la mirada-
Paul: Eres perfecta. –toma delicadamente mi mentón y pone fin a la discusión-
Yo: ¿Siempre eres así de cursi?
Paul: ¿Por qué? ¿Te molesta?
Yo: No, me encanta.
Dejó escapar una sonrisa, para luego tomar mi mano y añadir:
Paul: ¿Quiere hacerme el favor de acompañarme, hermosa dama? –besa mi mano-
Yo: Ya, tampoco exageres. –reí-
Caminamos por la extensa Bridge Street alrededor del lago, sólo Paul y yo.
Paul: Sé que no es el momento más indicado y todo, pero no puedo aguantar más… Michelle Juliet Wellington, tú… -dio un gran respiro- ¿Quieres ser mi novia?
Yo: James Paul McCartney, yo… -no pensé ni cinco segundos la respuesta, era obvia- ¡Claro que sí!
Paul: ¿Enserio?! –dijo no muy convencido-
Yo: ¡Jamás bromearía con algo así! –salté a sus brazos- ¡Te amo desde la primera vez que te vi!
Paul: Te amo, te amo, te amo, jamás me cansaré de decirlo. –comienza a dar vueltas conmigo en sus brazos torpemente-
Nos recostamos sobre el césped, así pasando todo el resto de la tarde juntos. Ahora la vida parecía tomar un diferente curso, otro destino; y ese destino estaba junto a Paul.


*Jelou, eh… Ahora si gustan pueden comentar sin necesidad tener cuenta en blogger, y eso. I hope you like this capítulo :3
Oh, co-escribo otro fic por si desean pasar http://tontascancionesdeamor.blogspot.com/ :D*  

martes, 18 de septiembre de 2012

-Capítulo 10 “She’s Not There”.


Tras horas y horas de grabaciones parecía estar grabada la cuarta parte del disco. Los cuatro estaban algo agotados. No obstantes se ofrecieron a llevarme a casa en su auto.
Ringo: Y… ¿cómo está Izzy? ¿Crees que pueda pasar a verla?
Yo: Claro que sí, Rich. Ella está bien.
George: ¿Y Rita?
Yo: Uhm… Bien. No dejaba de hablar de ti ni por un segundo.
Al oír eso provocó que George se ruborizara y escondiera su mirada.
John se acercó a mí y me murmuró al oído.
John: ¿Hablaste con Kate?
Yo: John, yo… Traté pero… pero…
Flashback:
Yo: Kate, de verdad: Le gustas a John, créeme.
Kate: ¿Y qué culpa tengo yo? ¡Entiende que no me gusta! ¡No-me-gusta!
Yo: Pero dale una oportunidad que sea. Una. Vamos…
Kate: ¡Que no me gusta, mierda! No me interesa nada de lo que tenga que ver con él.
Yo: ¿Y por qué no? ¿Qué tiene de malo?
Kate: A ver, Michelle, ¿por qué te interesa tanto si estoy con John o no? ¿Cuánto te pagó?
Yo: ¿Qué? ¿De qué hablas? Sólo quiero verlos a ambos felices, es todo.
Kate: ¿Quieres vernos felices? Pues deja de joderme con él, ¿bien?
Fin del flashback.
Yo: No, no encontré la ocasión. Lo siento.
John: Ah… No importa.
No lo demostró, pero noté algo de desilusión en su mirada y trataba de ocultarla con una forzada sonrisa. Y qué le iba a decir “A Kate no le importas” “Ella no te ama” Claro que no.
Llegamos, Paul subió a dejarme junto a Ringo. Él para ver a Izzy.
Ella se encontraba sentada en el sofá de la sala, pero al ver a Ringo entrar corrió deprisa y lo abrazó casi sin dejarlo con respiración.
Izzy: ¡Te extrañé muchísimo!
Ringo: Ya lo noté hahaha Y yo a ti.
Con Paul y yo:
Ambos estábamos en el balcón del departamento, el cual tenía una vista maravillosa de la ciudad de Londres.

Paul: No sabes cuánto te extrañé…
Yo: Me hacías mucha falta...
Toma mi rostro delicadamente y de la nada comienza a besarme tiernamente.
Al cabo de unos minutos se separa de mí, me toma de las dos manos, agregando:
Paul: Sé mi novia.
Yo: Paul, yo… Tengo un maldito novio, ¿recuerdas?
Paul: Pero tienes a un magnifico amante. –me guiña un ojo, provocando mi risa-
Yo: Ay, Dios. No tengo dudas de eso. –rodeé mis manos por su cuello- Te prometo que lo dejaré.
Paul: Está bien, yo esperaré. –volvimos a besarnos-
Yo: Creo que ya tienes que irte, los demás te deben estar esperando.
Paul: ¿Ya me estás echando? Haha, no tienes razón. Adiós, te amo.
Yo: Adiós… -me quedé mirando embobada como se alejaba.
Y así pasó un mes. Exactamente 22 de marzo de 1963. The Beatles prepararía una fiesta en celebración de su primer álbum.
Horas antes en la universidad, hora de salida:
Izzy: Adiós, nos vemos allá. Kate, ¿irás?
Kate: No, no creo.
Rita: ¿Saben? Había pensado en salir con John, como una cita. ¿No haríamos linda pareja?
Las demás tres la miramos completamente sorprendidas, pero sobretodo Kate.
Kate: ¿Qué tú y John qué?!
Yo: ¿Pero y qué hay de George? Rita, tú no… No puedes.
Izzy: No me jodas por favor. Qué zorra.
Rita: Ay, ¿qué tiene? Está solo, y bueno, me parece muy lindo.
Yo: ¿Recuerdas a George? ¿Hola?
Rita: Lo cambio por John. Oh, miren la hora, tengo que ver a George. ¡Adiós, nos vemos allá! –se aleja rápidamente-
Izzy: ¿Y a ésta qué le pasa? No puede ser tan puta.
Yo: Actúa muy extraño. Jamás fue así.
Izzy: La droga. Mich, Kate, yo me voy. Adiós. –nos abraza y se va, dejándome a solas con Kate.
Pude notar su mirada fija en el piso, se notaba que estaba devastada, ¿y por qué le molestó tanto si se supone que no le importa John? Estaba a punto de llorar, a lo que sólo reaccioné a preguntar:
Yo: ¿Te… Te encuentras bien?
No se aguantó más. Me abrazó y comenzó a llorar en mi hombro.
Kate: Se supone que es una de mis mejores amigas, ¿por qué me hace esto? –aún sin soltarme-
Yo: No entiendo… Entonces te gusta John. –dije sin entender la situación-
Kate: ¡Lo amo, lo amo!
Yo: ¿Entonces por qué lo negabas?
Kate: ¿Acaso alguna vez me escuchaste decir que amaba a alguien? Lo amo, y ahora que Rita dijo eso yo… yo… Tengo miedo de perderlo.
Yo: Oh, Kate… -le correspondí el abrazo- Descuida, eso no pasará.
Me encontraba en una situación muy difícil. Las dos eran mis mejores amigas. Por un lado estaba Kate, jamás me había dicho que amaba a alguien, menos había sufrido por amor. Tenía a un montón de chicos detrás de ella, pero ahora ella era la que parecía buscar al John. Y por el otro Rita, quien nunca fue de tener novios, de hecho George era su segundo, además era algo conservadora. No podía estar hablando enserio.
Yo: ¡Vamos, eres Kate Wood! ¿Cuándo un chico te puso de esa manera? Sabes que John se muere por ti, te lo dije la otra vez. Ahora irás a esa fiesta y te encontrarás con él.
Kate: Pero, Mich… -le interrumpí-
Yo: Nada de peros, irás. Anda, nos vemos allá.
Kate: Gracias por eso. Bye. –vuelve a abrazarme y se retira.
Yo: Y quién soy yo para dar consejos si… -mi reflexión fue interrumpida por un molesto grito de Jake. Éste me rodea la cintura con sus brazos por detrás y me besa en la mejilla- Te he dicho que no me gusta que hagas eso. –mientras intentaba zafarme-
Jake: Hola, amor, ¿cómo estás? Yo bien. –haciendo caso omiso a mis quejas- Tengo examen el lunes, ¿estudiamos?
Yo: Jake, ahora no puedo, tengo que… -me interrumpe-
Jake: Genial. Nos vemos a las siete en el parque cerca de tu casa. ¡Adiós! –me besa ligeramente en los labios y se va corriendo-
Yo: ¿Qué yo haré qué? 

domingo, 9 de septiembre de 2012

-Capítulo 9 "Tous Les Garçons".


Al notar a John desconcentrado, y un tanto preocupado sentí culpa al no decirle lo que sabía.
Paul: Michelle, al menos acepta que te lleve a casa.
Yo: Uhm, bien.
Paul: Ok, ¿me esperas? Me iré a bañar. No tardo. –sube deprisa las escaleras-
Ringo: Izzy, ven, hay algo que quiero enseñarte. –ambos suben-
George: Adiós. –agarra un pastel que se encontraba en una mesa y al igual que todos sube, dejándome a solas con John.
Nos sentamos en un sofá. Por minutos hubo un silencio incomodo, pero lo rompí al hablarle.
Yo: John, escucha: sé que te acostaste con Kate.
John: ¿Ah? ¿Kate? ¿Quién es ésa? –se hizo el desentendido-
Yo: ¿Quieres volver a verla o no? –crucé ambos brazos-
John: La verdad es que sí… Mich, creo que en verdad me gusta… ¿Podrías decírselo?
Yo: ¿Y por qué no lo haces tú? ¿”El gran John Lennon" le tiene miedo a una chica?
John: No, pero… Te agradecería que hablaras con ella...
Yo: Descuida, lo haré.
Me abraza, en ese instante baja Paul y nos queda observando algo molesto.
Paul: Michelle, ¿nos vamos?
Yo: Sí. Adiós, Johnny. Yo le diré a Kate, descuida.
Me subí al auto junto a él hasta detenernos frente a mi departamento.
Paul: Bien… Supongo que no nos veremos hasta el lunes. –soltó un pequeño suspiro-
Yo: ¿El lunes? ¿Por qué? ¿Qué hay el lunes? –dije en desconcierto-
Paul: ¿Acaso lo olvidaste? Mich, ¡grabaremos el disco!
Yo: ¡Claro, el disco! Ahí estaré sin falta.
Paul: Cambiando de tema… ¿Qué es lo que tanto conversabas con John?
Yo: ¿Por qué? ¿Te pusiste celoso acaso?
Paul: No, no. –bajó la mirada-
Yo: ¡Sí, sí! ¡Estás celoso, McCartney! Aw. No, nada importante.
Paul: Ah… Hasta el lunes entonces. Adiós, te amo.
Yo: Y yo. Nos vemos. –lo besé en la mejilla y entré-
Cerré la puerta y me apoyé en ella deslizándome de espalda lentamente con un gran suspiro.
Y así pasó un eterno fin de semana, hasta llegar a un ansiado lunes, ya que vería a mis queridos Beatles, no, mejor dicho a Paul. Definitivamente estaba enamorada y no podía pasar un segundo sin pensar en él.
De vuelta a la rutina en la universidad con mis amigas.
Izzy: ¿Cómo les fue, chicas?
Rita: ¡Excelente! George y yo fuimos a cenar. Es tan… Es perfecto.
Yo: ¿George? ¿Qué George? ¿Harrison?
Rita: Claro, quién más va a ser. ¿Qué tal tú Kate con…
Pero la oración fue interrumpida por el timbre que señalaba las clases, y algo más intervino. La persona que menos deseaba ver en ese momento: Jake.
Jake: ¡Michelle! ¿Dónde estabas?
Yo: Oh, en… -comencé a buscar una excusa rápida- No me sentía bien. Siento no avisarte.
Jake: Está bien. –rodea con sus brazos mi cintura e intenta besarme, pero yo me alejo-
Yo: Tengo que ir a clases.
Jake: Vamos, quédate un rato más, ¿sí?
Yo: No, es enserio. –me alejo en dirección al salón.
El día pasó lentísimo, no hallaba la hora de rencontrarme con Paul, digo los cuatro.
Una vez en los estudios de ese entonces EMI.
Di un gran respiro y abrí la puerta. Mi emoción fue grande al verlos ahí practicando todos concentrados que sólo me quedé parada en un costado de la sala observándolos admirada. ¿Cómo es que podían ser tan perfectos? Pero algo interrumpió su ensayo, yo que torpemente tropecé con un cable e hizo que los cuatro chicos se me voltearan a ver.

Yo: Lo siento, lo siento, sigan… Por favor. –dije suplicándoles-
Paul: ¡Mich! –apartó su bajo a un lado y prácticamente corrió a saludarme- Viniste. –sonrió-
Yo: Por supuesto. –le devolví el gesto- ¿Cómo estás?
Paul: Bien, ahora estoy bien.
De la nada aparece Brian e interrumpe todo el momento, acompañado de un señor alto y bien vestido.
Brian: ¡Con que aquí estás!
Yo: Sí, siento la demora.
Brian: Con que hayas llegado... Bien, Michelle, él es George Martin, el productor. –señala al hombre-
Yo: Un gusto. –estreché su mano-
Martin: Lo mismo digo. Comencemos.
Como Martin señaló comenzaron las grabaciones de su primer álbum titulado “Please Please Me” Con un par de canciones propias, cada una era maravillosa, única. Eran auténticos y sabía que llegarían lejos.

*Qué capítulo más caquita pero es que quería publicar algo. ¡Gracias por leer! :3*